Archivos por Etiqueta: karl popper

Brevísimo 1-0110: Mente Humana


La mente humana es uno de los grandes misterios que han precupado a los pensadores de diversas  culturas. Se ha representado con diferentes aproximaciones de corte: filosófico, psicológico, religioso o científico. En la antigüedad no se le daba gran importancia al cerebro, y los griegos pensaban que la esencia era el alma o espiritú que residía en el vientre. Platón hablaba del mundo de las ideas como el lugar dentro del ser humano que le permitía captar la naturaleza real del mundo físico. En el pensamiento taoísta se hablaba de la esencia del microcosmos y microcosmos como el Tao. Más adelante el fundador del racionalismo Rene Descartes hizo la afirmación contundente: “pienso luego existo”, que daba cuenta que en le acto de pensar se afirmaba nuestra existencia.  Después se habló de nuestra parte racional y la parte irracional de nuestra, refiréndose está última la parte instintiva que tiene el hombre, a esta parte le llamó en los albores del siglo XX Sigmund Freud les llamó conscienteinconciente; Carl G. Jung le dió un sentido a la teoría piscoanalítica más amplió, diciendo que nuestra mente tiene cuatro funciones: pensamiento, intuición, sentimiento y percepción; encontrando en los símbolos existentes en diferentes culturas, cómo elementos que emergen del inconsciente colectivo. En el siglo XX surgieron las neurociencias de caracter interdisicplinario para encontrar una manera más completa del fucionamiento de nuestra mente, dándole una importancia fundamental a nuestro sistema nervioso. En una representación más Karl Popper establece tres mundos: 1) empirico (físico), 2) mundo de la reflexión (experiencias subjetivas), 3) Ciencia y Cultura (mundo de los productos del hombre). En esta micropedia se tienen notas sobre diferentes aspectos mencionados.


Imagen tomada de:  http://nuestramenteysupoder.blogspot.mx/


Anuncios

El modelo del pensamiento de Karl Popper


Karl Popper desarrolla un modelo de concocimiento basado en tres mundos: el físico, el interior y el de la cultura. En este modelo se va estructurando a medida que se avanza, un concepto de evolución creadora y emergente:

“Resulta que vivimos en un mundo de evolución emergente de problemas cuyas soluciones, si es que se resuelven, originan problemas nuevos y más profundos. Luego, vivimos en un mundo de innovación emergente; de una innovación que, como regla, no puede reducirse en forma completa a cualquiera de los
estadios precedentes” (Karl R.Popper en  “La revolución científica”). Este sentido de emeregencia se puede seguir a partir de las conjeturas cosmológicas de la ciencia moderna.

Karl Popper estructura  su modelo mediante el siguiente esquema:

MUNDO 3 (Mundo de los productos del hombre)
(6) Obras de arte y ciencia (incluyendo la tecnología).
(5) Lenguaje humano, teorías acerca del yo y de la muerte.

MUNDO 2 (Mundo de las experiencias subjetivas)
(4) Conciencia del yo y de la muerte.
(3) Sensibilidad (conciencia animal).

MUNDO 1 (Mundo de los objetos físicos)
(2) Organismos vivos.
(1) Universo ( Estrellas y Planetas )
(0) Hidrógeno y Helio ”

En el primer nivel corresponde al proceso de evolución del universo o cosmogénesis, donde a partir de una gran explosión( Big Bang) de materia primigenia, átomos primigenios (Helio e Hidrógeno) y mediante un proceso se estructuraron los elementos más pesados. En el segundo nivel o proceso los elementos tienen una evolución orgánica o biogénesis. Aparecen las bases nitrogenadas ADN y RNA, creándose en esta forma la vida y con ella el comienzo de la evolución biológica. En el tercer nivel emerge el hombre o antropogénico y con él su autoconciencia y de la misma manera el Mundo Tres. “Con la emergencia del hombre, pienso que la creatividad del universo se ha hecho obvia. En efecto, el hombre ha creado un mundo objetivo, el mundo de los productos de la mente humana; un mundo de mitos, de cuentos de hadas y de teorías científicas, de poesía, de artes y de música”.

Nota basada en el texto “Epistemología: sin sujeto cognocente de Karl Popper. José Clareth Bonilla)”