Archivos en la Categoría: Mundo Interior

El abatimiento


En diferentes situaciones en nuestras vidas nos sentimos abatidos, con dudas y nos preguntamos ¿porqué las cosas nos salen mal?, uno hace intentos de seguir una dirección que nos parece la correcta y nuestras acciones no tienen el resultado esperado. Es el momento del agobio (hexagrama  47 K´un del I Ching). Cuya imagen es el lago arriba (Tui, lo gozoso) el agua abajo (K´an, lo abismal. El algo está arriba agotado, seco. “Los hombres superiores se encuentran oprimidos y sometidos a restricciones que les oponen los hombres inferiores. Los tiempos de adversidad son el reverso de los tiempos de éxito, pero pueden al éxito si se encuentra al hombre apropiado. Cuando un hombre está desamparado permanece sereno y atento pese a todos los peligros”. Aquí el I Ching nos dice como enfrentar  diferentes situaciones de adversidad y como realizar el cambio apropiado.

Pueden hacer su  consulta del hexagrama en el I Ching, y en esta nota, o por correo  podemos comentar la situación en la que se encuentran.

Anuncios

Brevísimo 20: Elementos


La palabra elementos se ha usado en diferentes contextos. Desde la antigüedad se han creado modelos para explicar diferentes aspectos del Cosmos, o para definir aquello que es lo esencial en alguna disciplina. Empezaremos esta serie con dos esquemas del pensamiento antiguo.

El modelo de los cinco elementos usando en el taoísmo chino ese usa par diferentes propósitos (imagen tomada del sitio (fengshui.blogspot.mx). En la cosmología se usa para indicar  los cinco ciclos vitales por los que pasan los individuos a  lo largo de su vida.

En la Grecia antigua se definían cuatro elementos aire, agua, fuego y tierra. La idea de  Empédocles consiste en conciliar la necesidad con el devenir, con el transcurrir de todo. Intentando responder a esta cuestión, nos habla de cuatro “raíces” (rhicómata) eternas, los cuatro elementos naturales. A lo cual agrega dos fuerzas. El Amor tiende a unir los cuatro elementos, como atracción de lo diferente; el Odio actúa como separación de lo semejante. Cuando predomina totalmente el Amor, se genera una pura y perfecta esfera toda ella igual e infinita, que goza de su envolvente soledad. El Odio comienza entonces su obra, deshaciendo toda la armonía hasta la separación completa del caos. De nuevo el Amor interviene para volver a unir lo que el Odio ha separado, y así, las dos fuerzas, en sus cíclicas contiendas, dan vida a las diversas. manifestaciones del cosmos. Los cuatro elementos y las dos fuerzas que lo mueven explican asimismo el conocimiento, según el principio de que lo semejante se conoce con lo semejante. Las cosas emanan flujos que, pasando a través de los poros de los elementos, determinan el contacto y el reconocimiento. ( Empédocles)

Brevísimo 1-1110: Redes en nuestro cerebro


Este tema  tiene múltiples vertientes, es otra manera de ver el tema de la mente humana desde el punto de vista de las neurociencias. Sabemos que las neuronas se conectan entre en ciertos puntos llamado sinapsis, donde se genera un pulso que se transmite  envindo  información a las otras neuronas. En forma simplificada se pueden ver como bits de información,  así un 1  es  un estado activo es similar un interrruptor que cierra un circuito y produce una corriente, si está en 0 no hay corriente. Imaginen ahora que en una unión sináptica pueden llegar muchas neuronas y que cada vez que se da la conexión se forman circuitos que involucran a cientos o miles de neuronas y transmiten los pulsos a a otras neuronas conectadas y reciben pulsos de otras neuronas, un fenómeno extremademante complejo, miles de millones de destellos en un área pequeñas del cerebro,  y del que no se tienen todavía modelos que describan claramente  como se da el proceso.

Las neurociencias se combinan con la psicología para crear la neurociencia congnitiva que hoy en día, la neurociencia cognitiva proporciona una nueva manera de entender el cerebro y la conciencia, pues se basa en un estudio científico que une diferentes disciplinas, que seguramente cambiará   la concepción actual que existe acerca de los procesos mentales implicados en el comportamiento y sus bases biológicas. Ahora las neurociencias tienen una  aproximación multidisciplinaria que abarca diferentes aspectos incluyendo la  inteligencia artificial,  modelado computacional y descripciones formales  como las redes neuronales artificiales. Como el perceptrón simple , que se muestra en la figura de la derecha, con n neuronas de entrada, neuronas en su capa oculta y una neurona de escape.

Brevísimo 1-0110: Mente Humana


La mente humana es uno de los grandes misterios que han precupado a los pensadores de diversas  culturas. Se ha representado con diferentes aproximaciones de corte: filosófico, psicológico, religioso o científico. En la antigüedad no se le daba gran importancia al cerebro, y los griegos pensaban que la esencia era el alma o espiritú que residía en el vientre. Platón hablaba del mundo de las ideas como el lugar dentro del ser humano que le permitía captar la naturaleza real del mundo físico. En el pensamiento taoísta se hablaba de la esencia del microcosmos y microcosmos como el Tao. Más adelante el fundador del racionalismo Rene Descartes hizo la afirmación contundente: “pienso luego existo”, que daba cuenta que en le acto de pensar se afirmaba nuestra existencia.  Después se habló de nuestra parte racional y la parte irracional de nuestra, refiréndose está última la parte instintiva que tiene el hombre, a esta parte le llamó en los albores del siglo XX Sigmund Freud les llamó conscienteinconciente; Carl G. Jung le dió un sentido a la teoría piscoanalítica más amplió, diciendo que nuestra mente tiene cuatro funciones: pensamiento, intuición, sentimiento y percepción; encontrando en los símbolos existentes en diferentes culturas, cómo elementos que emergen del inconsciente colectivo. En el siglo XX surgieron las neurociencias de caracter interdisicplinario para encontrar una manera más completa del fucionamiento de nuestra mente, dándole una importancia fundamental a nuestro sistema nervioso. En una representación más Karl Popper establece tres mundos: 1) empirico (físico), 2) mundo de la reflexión (experiencias subjetivas), 3) Ciencia y Cultura (mundo de los productos del hombre). En esta micropedia se tienen notas sobre diferentes aspectos mencionados.


Imagen tomada de:  http://nuestramenteysupoder.blogspot.mx/


Brevísimo 1001: el manto de la sabiduría


Me llamo  Xoreb Phi, nombre que me dió mi maestro en la ceremonia de iniciación y dijo “sal, es hora de regresar a la aldea”. Después de esto empezó realmente mi búsqueda de la sabiduría. Un día en la tienda de un anticuario ví una pintura, que me abrió la mente en forma definitiva. Era un recinto mitad luminoso, mitad en la penumbra. Del lado luminoso se encontraba un anciano pensativo, al lado de una ventana y bajo la misma tenía su vetusto  escritorio. En la penumbra estaba un sirviente, a lado del  hogar que calentaba el recinto, y cocinando en un caldero. El lado luminoso y la penumbra estaban separados por una escalera de caracol, que le daba al conjunto un aspecto misterioso a  ese recinto.  En ese momento tuve un atisbo de la sabiduría y me despojé del manto que se me había sido dado por mi sinceridad y devoción. Supe entonces que el verdadero manto es invisible y no lleva costuras.


Pueden buscar en esta micropedia una nota sobre el libro “El hombre y sus símbolos” de Carl Gustav Jung


Nuestras creencias


A lo largo de nuestras vidas aprendemos muchas cosas que van poblando nuestro pensamiento e imaginación y que conforman nuestro sistema de creencias. Es como si a lo largo de nuestras vidas construyéamos un gran edificio, al que consideramos “la obra maestra de nuestras vidas” y el cual depositamos, nuestra confianza y expectativas. Pero son sólo eso conceptos que vamos apilando a manera de un “castillo de naipes” como lo expresó mi querida amiga Vanessa en una de nuestras amenas  charlas en la cafetería virtual.

Su observación es exacta, nuestro sistema de creencias en el cual confiamos y fincamos nuestra existencia, es sólo eso un “castillo de napies” frágil y que cualquier evento en nuestars vidas puede derribarlo. Incluso hasta la firme creencia de que hay un ser superior a nosotros que nos marca el camino a seguir y nos ayuda. Esto lo cree más del 95% de las personas de este planeta que habitamos. Otros fincan la confianza en su racionalidad o su espiritualidad, pero que pasaría si esto a su vez no tuviera un soporte real. ¿Cómo nos sentiríamos?… podría decirse ¡¡bah, plamplinas!! me basta y sobra con creerlo.

Pero está ha sido tal vez la gran preocupación, la gran pregunta que se han hecho los pensadores de  todos tiempos desde a Buda hasta Descartes, Eisntein o Hawking. Así se llega al punto que René Descartes enuncia diciendo “pienso sólo luego existo”… pero ¿es cierto quede ahí de esa duda fundamental debe partir nuestra nueva construcción de nuestras vidas?. No lo creo así ante todo antes de empezar a pensar, percibimos y sentimos. No sólo razonamos también intuimos. Esto lo descubrió y desarrolló en su teoría del inconsciente Carl Gustav Jung. Todo apunta hacia que para poder hacer esa reconstrucción en la cual replantear el sentido de nuestras vidas, está en nuestro interior y no afuera. Ahora bien, dejo está reflexión con una pregunta ¿cómo hacerlo?

Meditar sólo un momento


La palabra meditación se usa en diferentes sentidos, por lo que a mí me agrada más llamarle mantenerse en un estado no alterado, ya sea por el estrés o por otro tipo de situación, no significa esto estar medio adormilado o “soñar despierto”, podemos decir que es nuestro estado base en vigilia, en reposo, sin tensiones y muy perceptivos de lo que ocurre a nuestro alrededor, sin distraernos en algo en especial,  reflexionar sobre algún tema, o escuchar algo. Esto nos ha ocurrido en algunas ocasiones que nos encontramos en un estado de conciencia nada más percibiendo lo que ocurre a nuestro alrededor. Este estado por lo común no es frecuente, por que normalmente estamos sometidos a diferentes tipos de situaciones que alteran ese estado que en principio debería ser considerado nuestro “estado normal de conciencia” o tal vez nuestro “estado original de conciencia”.
Se han elaborado muchos esquemas para lograr ese estado y hay técnicas llamadas de “meditación”, auqnye meditar estrictamente significa reflexionar sobre algún tópico como: el amor, la bondad, la compasión o la felicidad. En realidad no se trata de eso sino de dejar nuestra “mente vacía” como se expresa en algunas disciplinas, estamos despiertos sin tensiones, atentos a lo que puede ocurrir. Esta fue las enseñanza de los monjes budistas y taoístas para preparar mentalmente a los practicantes de las artes marciales y grandes líderes.

El punto es que estas disciplians son díficiles de practicar en nuestra realidad actual, y no tenemos una mentalidad al estilo del pensamiento oriental, coceptualizamos mucho, nuestra cabeza está llena esquemas que nos impiden lograr este tipo de estado. Desde mi punto de vista lo mejor practicar cotidianamente rutinas que nos permitan lograr ese “estado de conciencia base” de manera natural y en cualquier lugar que nos encontremos… ¿será posible “meditar” sólo un momento, sin reflexiones, lindos pensamientos, ni tensiones?

Les dejo este video que compartieron en un foro en el que participo… como un ejemplo sencilllo de lo que he comentado…

La imaginación activa


Carl Gustav Jung encontró en el inconsciente una fuente de imágenes  que emergen a través de los sueños y con son “mensajes” que nos llegan desde nuestro mundo interno y que con su interpretación puedendar un método para encontrar nuestra esencia como seres humanos en un proceso que llamó de individuación. Además en el inconsciente identificó el origen de nuestra creatividad en lo que llamó la imaginación activa. Así Jung sin menoscabo de los hallazgos de Sigmund Freud y sus predecesores Eugen Bleuler, Pierre Janet y otros, le da otro alcance a la investigación del inconsciente no sólo desde el punto de vista terapéutico para el tratamiento de estados patológicos como la neurosis o la histeria.

Mandala

Como ya lo mencioné en otra nota,  su libro, escrito en conjunto con sus colabores cercanos,  “El hombre y sus símbolos”  divulga el alcance de su trabajo poco antes de su muerte. Si se quiere ver a Jung desde otros ángulos contribuyó no sólo al campo de la psicología analítica, como llamó a su escuela sino que ha sido uno de los grandes pensadores en la historia de la humanidad  que nos han dejando un legado sobre el estudio de nuestra naturaleza. Su creación de la teoría del inconsciente colectivo ha influído en muchas vertientes del pensamiento contemporáneo. Co su concepto de la imaginación activa nos da algunos métodos para estimular nuestra creatividad y explorar nuestro inconsciente  concentrados en la alguna forma de actividad artística, tales como el dibujo, el modelado y la pintura, es un ejercicio de libre asociación de ideas con el cual emergen  imágenes,  esos mensajes misteriosos y con un contenido aparentemente sin sentido, que nos permiten explorar nuestro mundo interior en estado consciente, sin necesidad de algún estímulo artificial o estado inducido, siendo lo único esa actividad que nos genera el placer de haber creado algo que nos pertenece: la verdadera esencia que encontramos en cada obra de arte.

Cinco ciclos vitales


Para los chinos antiguos nuestra vida esta regida por cinco ciclos de doce años correspondientes a cada uno de los siguientes elementos: Agua, Madera, Fuego, Metal y Tierra. Estos ciclos los podemos ver de la siguiente manera:

En el primer ciclo (1 a 12) corresponden a la infancia y pubertad época en la que se forma nuestros rasgos básicos de caracter e incorporamos la cultura de nuestro entorno cercano. Los doce siguientes 13-24 es la adolecencia y nuestro juventud temprana, en ella empezamos a movernos en forma independiente y a asumir ciertas responsabilidades. En el tercer ciclo (25-36) es nuestra juventud plena en la que vamos logrando algunos objetivos y empezamos a cuestionar aspectos importantes de nuestras vidas, sobre todo con la llegada de los hijos.

En el cuatro (37-48) en nuestra madurez en el que alcanzamos objetivos importantes o fracasamos en el intento. En el quinto (49-60) se rá definitorio en nuestras vidas, para muchos una segunda oportunidad, otros consolidaran lo realizado, pero es también la época de las grandes crisis. Hasta aquí digamos que hemos escrito el texto de nuestra historia.  En el sexto (61-72) nuestra declinación física se hace patente, el tiempo es implacable, muchos no lo aceptan, es la época de grandes temores. Pero se da un fenómeno importante podemos alcanzar la plenitud es el momento de empezar a dar nuestros mejores frutos al iniciar el nuevo ciclo, según los chinos llegamos a la “edad de la sabiduría”.

Este proceso se da con algunas variantes. En otras culturas se dan ciclos de siete años como el de la Grecia antigua, que son más o menos las que seguimos en Occidente.  Así nuestro proceso de crecimiento se da con variantes para cada caso. Pero no creo que este ciclo natural se pueda acelerar o cambiar en lo básico.

¿que opinan?

Un espejo para el cerebro


En el segundo capítulo de “El Cerebro Viviente” Walter Gray aborda lo manera como evolucionó el concepto de la mente humana y el cerebro desde la Grecia antigua., empieza con una cita de Alicia en “A través del espejo” (conocida novela de Lewis Carroll:

“Supongamos que hay manera  de atravesarlo, Gatito. Supongamos que el cristal se ablanda, que sea como un velo que que nos deja pasar. ¡Qué!, ¡En verdad se torna en una especie de neblina!. Será fácil atravesarlo…”

Comenta que los griegos a pesar de su agudeza, no vieron nada en el cerebro ni quisiera como un receptáculo de la mente, era sólo “una cosa en la cabeza”, interesados ellos más en la capacidad humana de tener “una mente, de un alma, de un don espiritual de los dioses ” ahora nos parece extraño que no se anticiparan a los pensadores que aparecerían unos viente siglos después. Ellos encontaron igual que otros pueblos de la antigüedad que la mente se alojaba en el diafragma,  cuyos “movimientos rítmicos  les patrecía estaban estrechamente relacionados con lo que en la mente sucede…

“Las viejas ideas no están siempre tan lejos  de la verdad como parece”, así la raízetimológica de la palabra difragma es la misma que para palabras de su frecuente como: frenesí, frenético, frenología y esquizofrenia. Los filósofos clásicos establecieron que ciertos efluvios de la mente provienen del diagragma.  Algunas de estas ideas persistieron hasta el siglo XIX  y sobreviven actualmente en el lenguaje común.

Estos  “fósiles del lenguaje” y encierran un elemento de verdad, basado en la observación de los estado mentales, que efectivamente están relacionados con los órganos señalados, y “hasta se podemos decir, en cierta forma” que se originan en ellos”… “algunas frases  de las frases más primitivas y hermosas del lenguaje llevan implícita esta dependencia de la emoción sincera o prfunda respecto al corazón y las visceras”… “La falta de atención de los griegos dipensaron al cerebro resulta más curiosa todavía, si recordamos el precepto oracular: “conócete a tí mismo”.

Walter Gray en el segundo capítulo de “El cerebro viviente dará cuenta de los avances de la neurofisiología hasta en lomento que publica el libro en 1953.