Archivos en la Categoría: Ambiente

Prosumidores


Alvin Toffler autor de varios libros como “El shock del futuro” y “La tercera ola” acuñó el término “prosumidor” refiriéndose a que está llegando una época en la que debemos ser productores-consumidores de bienes, así como recurrir al trueque, en lo que hoy se conoce como “comercio justo”. Y su predicción se ha cumplido los recursos del planeta se están agotando, en la práctica con su capacidad actual no cubre las necesidades de toda la gente para darle una buena calidad de vida, se estima que a lo más alcanza para el 50% de la población mundial actual.

El panorama es desolador para muchos países con escasos recursos naturales y presagia guerras para controlar los existentes. México es un blanco natural para estas ambiciones de los países poderosos empezando por nuestro vecino del Norte, tal vez de ahí la prisa de nuestros gobiernos de plegarse a sus intereses. Sin embargo tenemos la posibilidad de ser productivos y proveernos de satisfactores, incluso la autosuficiencia alimentaria con un buen aprovechamiento de las tierras disponibles, muchas de ellas abandonadas por la distorsión de los programas para “combatir a la pobreza extrema” y el abandono de los pequeños productores en beneficio de los nuevos latifundistas.

¿Cómo hacerlo? sería la pregunta natural… desde mi punto de vista trabajando eficientemente cualquier pedazo de tierra disponible ya sea en el campo o en las zonas urbanas donde existen grandes extensiones de tierras sin un uso productivo, a lo más como jardines solo para la  recreación de sus propietarios, lo cual es un desperdicio enorme. Si no tenemos un gran jardín o terreno, podemos sembrar en macetas y terraza como ya se hecho  en muchas partes de México y del mundo. Creo es un tema es importante y debemos desarrollar proyectos de este tipo, incluso existen recursos públicos para hacerlo.

Anuncios

Cambio en la cuenca del Amazonas


La selva amazónica está en proceso de cambio, debido  a la expansión agrícola y el cambio climático. En otras palabras, los humanos han “convertido en importantes agentes de perturbación en la cuenca del Amazonas” publicado en  una revisión del estado actual en la selva tropical en la cuenca del amazonas publicado en  la revista Nature )

La estación seca es más larga en las áreas donde se han estado talando  los árboles, al igual que el agua de descarga de los afluentes del río Amazonas en esas regiones. Las graves sequías de varios años y más frecuentes, como las de 2005 y 2010, están matando a los árboles, así como el aumento de los riesgos de incendios más comunes (tanto en el hombre y de otro tipo).

Los  5 millones de kilómetros cuadrados de la Amazonía de los árboles están absorbiendo  unos 400 millones de toneladas métricas de carbono por año, lo suficiente para compensar las emisiones de efecto invernadero anuales de gases de Japón.

Es preocupante esto que está ocurriendo ya que se considera a la cuenca del amazonas la principal fuente de oxígeno del la Tierra.  Esto aunado a la emisión de bióxido de carbono en la atmósfera que es ya de aproximadamente 392 partes por millón. Se sabe que la tala de bosques también ha disminuído en la cuenca. La buena noticia es que Brasil ha comenzado en los últimos años para frenar tal deforestación : las tasas anuales se redujo de 28.000 kilómetros cuadrados en 2004 a menos de 7.000 en 2011. “Brasil está listo para convertirse en uno de los pocos países para lograr la transición hacia potencia económica sin destruir la mayor parte de sus bosques”, escribieron los investigadores en su conclusión.


Basado en la nota de día 18 de Enero/2012: Selva tropical en transición: ¿Es la transformación de Amazon ante nuestros ojos?

Arrecifes de coral en peligro


El cambio climático está trayendo graves consecuencias no sólo por la reducción en la capa de ozono sino también en los mares. Porque además del deshielo de las placas de las zonas árticas y antárticas se está produciendo la desaparición de los arrecifes de corales. En estas zonas se concentra una gran biodiversidad y tienen por tanto una gran importancia ecológica. El aumento de la temperatura de los océanos está teniendo actualmente sus consecuencias con el blanqueamiento de los corales. Cuando las aguas se calientan las algas adheridas a la superficie de los corales desaparecen, esto genera que el coral se blanquea y muere en la gran mayoría de los casos.El cambio de los nichos ecológicos a causa de la desaparición de los corales está teniendo una repercusión sobre diferentes especies, es el caso de los delfines y las ballenas de Borneo (Malasia), que se ven afectadas por la contaminación de estas zonas a manos del hombre. Y otra de las consecuencias de la extinción de los arrecifes seria la perdida de millones de dólares, puesto que se perdería el turismo de estas zonas dedicadas principalmente al submarinismo. En estas zonas turísticas es necesario establecer un control de la polución generada por el rápido desarrollo de zonas costeras. Esta desaparición está provocada no solo por la subida de temperaturas sino también por el aumento del nivel de acidez en el agua. Pero esto solo nos anuncia lo que va a ocurrir en los próximos años. En un estudio realizado recientemente por científicos de siete países, la revista “Science” confirma que el aumento de dos grados en la temperatura provocará la desaparición de los arrecifes de corales de nuestros mares.

Entre las principales consecuencias que conlleva la pérdida de estos arrecifes cabe destacar, la falta de protección a la que se verán sometidas millones de personas que viven en las costas tropicales y en países en vías de desarrollo. La extinción de arrecifes supone la perdida de barreras naturales ante desastres climatológicos como Tsunamis o tormentas tropicales. Por otro lado el mantenimiento de los arrecifes es fundamental, ya que estos generan el mantenimiento de los bancos de peces en las aguas y por tanto se puede desarrollar la pesca en estas aguas. Pero siempre habrá que establecer un control sobre la explotación pesquera puesto que los peces mantienen el control de algas en la zona.
Permiten que tanto algas como corales mantengan su espacio. En algunas zonas del pacifico norte de Costa Rica, México, Nicaragua, Panamá y Colombia, los arrecifes coralinos están bajo un gran riesgo, ya que no se ha establecido el control sobre la intrusión de un tipo de alga sobre el hábitat de el coral. Esta propagación se debe en gran medida a las corrientes marina y que los barcos las trasladan de un lugar a otro. Es necesaria una reacción por parte de las principales autoridades de los países industrializados para remitir de forma considerable las emisiones de carbono y ayudar a los países más vulnerables a reducir los riesgos ante este problema.

Manifiesto por la Tierra


Muchos movimientos artísticos y filosóficos han producido manifiestos proclamando verdades que, para sus autores, eran tan ostensibles como sus manos de cinco dedos. Este manifiesto también afirma verdades evidentes por sí mismas, tan obvias para nosotros como el maravilloso entorno de cinco componentes –tierra, aire, agua, fuego/luz-solar y organismos– en el cual vivimos, nos movemos y desarrollamos nuestra existencia. El manifiesto está centrado en la Tierra, desplaza los valores de referencia de la humanidad hacia la ecósfera circundante, esa red de estructuras y procesos orgánicos, inorgánicos y simbióticos que constituye nuestro planeta.

La ecósfera es la matriz originaria de vida que envuelve a todos los seres, entrelazada íntimamente con ellos en la historia de la evolución desde el comienzo del tiempo. Los seres vivos están constituidos por aire, agua y sedimentos que, a su vez, son portadores de huellas orgánicas. La composición del agua de mar es regulada por organismos que también estabilizan la impredecible atmósfera. Plantas y animales generaron las rocas calcáreas de las montañas cuyos sedimentos forman nuestros huesos. Las falsas divisiones que hemos establecido entre viviente y no-viviente, biótico y abiótico, orgánico e inorgánico, han puesto en riesgo la estabilidad y el potencial evolutivo de la ecósfera.

El experimento desarrollado por la humanidad durante 10.000 años consistente en un modo de vida a expensas de la naturaleza, con su culminación en la globalización económica, está desfalleciendo. Una de las razones primarias de este hecho es haber colocado la importancia de nuestra especie por encima de todo lo demás. Hemos considerado erróneamente a la Tierra, sus ecosistemas y su miríada de componentes orgánicos e inorgánicos como simples proveedores, valorizados solamente cuando sirven a nuestras necesidades y deseos. Es urgente un cambio valiente de actitudes y actividades. Los diagnósticos y prescripciones para sanar la relación entre los seres humanos y la Tierra se cuentan por miles, pero aquí nos concentramos en la idea que creemos fundamental para el éxito de todas las demás. Una nueva visión del mundo anclada en la ecósfera planetaria señala el camino para avanzar.

Manifiesto por la Tierra