Archivos en la Categoría: Cultura

Entre libros


De joven  escuchaba el programa “Entre libros” de Francisco Zendejas q quién se le considera el fundador de la crítica literaria en México. Era un programa ameno con comentarios agudos, que escuchaba casi a diario, y en el que encontré un sentido más profundo en la lectura. Francisco Zendejas murió en 1985, ahora continúa su labor Alicia de la Peña en un programa que he escuchado en opus 94 (una estación de radio IMER) con el nombre “Todo lo que somos está en los libros, con Alicia Zendejas su pareja entrañable. Así se ha continuado una labor importante para la difusión de la lectura que nos hace tanta falta en México.

“Lectores omnívoros, poseedores de tan lúcido como sensible juicio, los Zendejas serán recordados por muchos años allende las fronteras del ámbito editorial mexicano. Lástima que a nuestra queridísima Alicia ni el sistema gubernamental representado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, ni ninguna institución privada le haya brindado todavía la seguridad económica que merece un pilar de la cultura como ella. El cheque que acompaña al premio Villaurrutia lleva inscrita la cantidad de 250 mil pesos. A ella no se le ha reconocido como “creadora con trayectoria” a pesar de sus más de 50 años de labor en el campo de las letras.”   (comentario de Helena Doval en el Sol de Cuautla, 3 de marzo de 2008).

Va esta breve nota en homenaje y agradecimiento a quienes han contribuido a la difusión y comprensión de la lectura en México.

Anuncios

Prosumidores


Alvin Toffler autor de varios libros como “El shock del futuro” y “La tercera ola” acuñó el término “prosumidor” refiriéndose a que está llegando una época en la que debemos ser productores-consumidores de bienes, así como recurrir al trueque, en lo que hoy se conoce como “comercio justo”. Y su predicción se ha cumplido los recursos del planeta se están agotando, en la práctica con su capacidad actual no cubre las necesidades de toda la gente para darle una buena calidad de vida, se estima que a lo más alcanza para el 50% de la población mundial actual.

El panorama es desolador para muchos países con escasos recursos naturales y presagia guerras para controlar los existentes. México es un blanco natural para estas ambiciones de los países poderosos empezando por nuestro vecino del Norte, tal vez de ahí la prisa de nuestros gobiernos de plegarse a sus intereses. Sin embargo tenemos la posibilidad de ser productivos y proveernos de satisfactores, incluso la autosuficiencia alimentaria con un buen aprovechamiento de las tierras disponibles, muchas de ellas abandonadas por la distorsión de los programas para “combatir a la pobreza extrema” y el abandono de los pequeños productores en beneficio de los nuevos latifundistas.

¿Cómo hacerlo? sería la pregunta natural… desde mi punto de vista trabajando eficientemente cualquier pedazo de tierra disponible ya sea en el campo o en las zonas urbanas donde existen grandes extensiones de tierras sin un uso productivo, a lo más como jardines solo para la  recreación de sus propietarios, lo cual es un desperdicio enorme. Si no tenemos un gran jardín o terreno, podemos sembrar en macetas y terraza como ya se hecho  en muchas partes de México y del mundo. Creo es un tema es importante y debemos desarrollar proyectos de este tipo, incluso existen recursos públicos para hacerlo.

Cambio en el modelo educativo


Es urgente un cambio en el modelo  educativo que incorporé a las nuevas generaciones a la era digital. Este tema candente y en los países no desarrollados esto es un problema serio ya que el resago con respecto a los países desarrollados se  profundizar. Se sigue educando, o más bien instruyendo, a los jóvenes con el modelo de la era industrial, tal cómo lo señala Albin Tofler en el video que les comparto y en su libro “La tercera ola”. Sabemos que el empleo comvencional en fábricas y oficinas es diferente y que ya no se contrata por jornadas completas, la estabilidad en el empleo y la seguridad social están desapareciendo. Lo cual hace que el desempleo de jóvenes que se incorporan a la vida productiva sea cada vez mayor, estimándose para este 2012 en 200 millones de jóvenes a nivel mundial. Eso hace impostergable el cambio de modelo ya que en la práctica el empleo formal como se ha entendido hasta ahora tiende a desaparecer, si esto no se hace el panorama para nuestros jóvenes es desolador.

Desafortunadamente en México esto no lo entienden los gobernantes, hablan de un “educación con calidad” y la incorporación bilingüe y la tecnología, pero no de un cambio verdadero, se la pasan en reformas educativas que siguen en el mismo modelo de la era industrial para incorporar a los jóvenes a esquemas para los cuales no tienen oportunidades reales. También de habla de la “cultura del emprendedor” imitando los modelos de los países desarrollados, pero en esencia es sólo una manera de vender los servicios de cierto tipo de escuelas privadas. Así se habla mucho pero no hay un avance real en este rubro de la educación, ni en otros, incluso se puede decir que existe un retroceso.

Ulises Criollo


José Vasconcelos uno de los mejores representantes del pensamiento mexicano narra en su autobiografía Ulises Criollo múltiples pasajes de su vida que nos muestran como se desarrollo su controvertida personalidad y manera de pensar. Jose Vasconcelos, Jose Urquidi, Rafael Zubiran Peredo,

En su obra La raza cósmica plantea las taíces panhispánicas de los pueblos latinoaméricanos que heredamos de España el idioma y múltiples expresiones culturales, esto junto con la riqueza que generó en mestizaje posterior a la conquista dió origen a esa diversidad multiétnica y y cultural que tenemos y ´plantea que lo que nos podría unir es la recuperación de esas raíces, contrario al indigenismo o hispanismo promovidos por los grupos de poder, que generan un intrarracismo exacerbado, y nos hacen menospreciar a quienes tienen un color de piel diferente al nuestro, siendo nosotros varipintos. Obviamente los mitos que van a favor de lo prehispánico, o de lo criollo o español nos dividen y nos impiden integrar una identidad panhispánica. Un libro que me conmovío hasta el tuétano, cuando apenas tenía trece años,   fue su Breve Historia de México , en la que a golpe de martillo (dijera Nietzsche) pega en las grandes falacias de las historia oficial.

José Vasconcelos fue impulsor de la cultura en México tanto como encargado del despacho de la secretaría de educación pública y rector de la Universidad aurónoma de México. En su ambicioso proyecto de alfabetización, tuvo la audaz idea de enseñar a leer al pueblos mexicano nada más ni manda menos con los grandes clsicos del pensamiento humano.  Uno de los ejes de ese proyecto fueron los Libros Verdes,  así  concidos popularmente por sus cubiertas verdes, en la que publicó 17 libros con una selección, de él y de sus asesores algo arbitraria, estos libros fueron reimpresos por la SEP en los ochentas y para darles salida se los dieron a los “tragafuegos” para su venta en la vía pública, fue como me hice de algunos de ellos. Pero antes la influencia de los clásicos fue desde mi infancia una fuente que me nutrió, todavía quedaban  ecos del legado vasconcelista, ahora perdido por las llamadas “reformas educativas”.

El seductor de la Patria


Por ahí de finales de 1999 leí “El Seductor de la Patria” de Enrique Serra. En esta novela se hace un sumario existencial de Antonio López de Santa Anna, el caudillo más controvertido del siglo XIX mexicano, el humor afilado y el excelente manejo del suspenso de escritor,  junto con una rica investigación documental hacen del libro una novela histórica apasionante. En el podemos apreciar la deformación psicológica de los políticos de antaño y del presente, siempre nos prometen ser los salvadores de la patria, pero en realidad lo que quieren es devorarla.

“¿Vender  yo la mitad de México?… ¡Por Dios! Cuándo aprenderán los mexicanitos que si este barco se hundió no fue sólo por los errores del timonel sino por la desidia y torpeza de los remeros”.

La leyenda de los reyes magos


En México celebramos el día de reyes, partiendo una rosca en la víspera del día 6, en ella se encuentra “el niño dios” , quién lo encuentra en la porción qu te toca tiene la obligación de comprar los tamales el día 2 de Febrero (días de la Candelaria), día en el que se bendice al “niño santo”.

Existen muchas versiones de esta leyenda, aquí les dejo una, que nos fue compartida en facebook (ignoro el autor o la fuente).


Leyenda, historia o metáfora de los tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltazar).

La tradición más difundida cuenta que 3 personajes de gran sabiduría con conocimientos de los astros y de alquimia vinieron de Oriente siguiendo una estrella (La estrella de Belén) que anunciaba un gran acontecimiento. Su gran recorrido culminó en Belén donde buscaron y encontraron al “Niño Jesús” (que significa El Salvador) recién nacido en un sitio muy humilde dentro de un pesebre entre animales de pastoreo al lado de su madre María y José. En ese momento memorable ellos le adoraron, ofreciéndole oro (representando su naturaleza real, como presente conferido a los reyes), incienso (que representa su naturaleza divina, empleado en el culto en los altares de Dios) y mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, representando el sacrificio futuro de Jesús). Antes de llegar allí encontraron al rey Herodes el Grande en la ciudad de Jerusalén, quien astutamente les conminó a que, de regreso, hablaran con él para darle noticia del sitio exacto donde se encontraba dicho niño; y, así, poder ir él también a adorarle. (En realidad, lo que quería era darle muerte, que hasta ordenó la matanza de los inocentes).

La historia sigue contando cómo un ángel se apareció a los magos y les advirtió del peligro que corría Jesús si ellos obedecían el deseo de Herodes. Así pues, no volvieron por el mismo sitio. Parece ser que, sólo por el hecho de que el relato evangélico indicara que trajeron tres dones (oro, incienso y mirra), se dio por sentado que eran tres los personajes que los traían. Aunque también en algún momento las distintas tradiciones han señalado que eran cuatro, siete y hasta doce.

Dia de reyes

Diciembre en México


El mes de Diciembre en México es un mes de festejos que inician el día de la Concepción el 8, seguido del 12 Día de La virgen de Guadalupe, en muchas famiias se celebran fiestas que duran varios días, ya que que existen en ellas  una Conchita y una Lupita.

Pero hace se poco se instauró el Maratón Guadalupe Reyes que va del día 12 al 6 de Enero día de los “Reyes Magos”. Este es un periodo festivo cual en México se festeja ante la menor provocación ya que entre otras están estas fechas:

  • Cada noche del 16 de diciembre 24 de diciembre: Los nueve Posadas
  • 24 de diciembre: Último posada  (Nochebuena ).
  • 25 de diciembre: Navidad
  • 28 de diciembre Santo Inocencio  día, lo que en México se recuerda de manera bromista como el “día de los inocentes”
  • 31 de diciembre: fin dela año
  • 1 de enero: Año nuevo
  • 06 de enero: Día de los Reyes Magos

Así que católicos gaudalupanos o no en México son días de fiesta, algo también tenemos de los antiguos romanos, quienes del 25 de Diciembre al primer dia e Enero festejaban las saturnales por la llegada del año nuevo.

Proyectos de cultura


México requiere de proyectos que usen los medios eléctronicos para el fomento de la lectura, dado el empobrecimiento que se ha dado en el nivel medio de lectura durante los últimos treinta años. Por otra parte se deben impulsar los programas editoriales similares en los que en otra época hicieron: Gribalgo, Salvat, y Bruguera entre otros.

La adquisición de libros actualmente inaccesible para la mayoría de la población y tampoco hay guías de lectura que orienten. No basta con alfabetizar ni aumentar la escolaridad media en México. Es importante darle, que leer a la gente. La disponibilidad en archivos (pdf), creación de bibliotecas digitales y la negociación con editoriales sería un paso importante que repercutiría directamente en los casi 30 millones de usuarios mexicanos en internet.  Otra sería la creación de pequeñas bibliotecas en las localidades a manera de el proyecto que impulsó Alejandro Aura durante su gestión en el GDF.

.