Archivo mensual: diciembre 2011

Llega el 2012


En el 2012 iniciará el año del dragón de agua (fuego y agua) por lo que según el calendario chino será un año de pruebas y retos. Sabemos que el panorama global y nacional es complicado y algunos han tenido predicciones catastróficas.  El año marca el signo de una época complicada, y que en lo futuro nos enfrentará a cambios inesperados. Que se si acabará el mundo, es poco probable…  pero vivimos en la superficie de un planeta en continuo movimiento, que no porque estamos aquí va a parar; nuestro hermoso planeta es un lugar propicio para la vida, pero con un equilibrio frágil, desfortunadamente la humanidad se lo está acabando; además una exhalación repentina del sol podría arrasar la atmósfera en cualquier momento. Pero eso no cambia el aquí y ahora de nuestra vida cotidiana, seguiremos en los lugares que nos tocó vivir con las mismas satisfacciones y problemas de siempre. Pero algo podemos cambiar si juntos actuamos en sincronía, más allá de nuestras ilusiones temporales. Más allá del dogma o del credo religioso, debemos estar abiertos a los demás, entender al otro y promover en nuestras comunidades todo aquello por lo que vale la pena vivir.

Les deseo lo mejor en el 2012.

Anuncios

¿qué quiere decir ir hasta el fondo?


Se pregunta al  maestro Zen Taisen Desuimaru … no comprendo que quiere decir ir hasta el fondo…

La respuesta:

Si una persona que se hunde en el agua y abandona completamente su ego,  se concentra profundamente en la expiración puede regresar a la superficie. Es el mismo estado que ocurre durante el zazen.

Un monje viajaba en un barco y fue sorprendido durante una tempestad, en medio del pánico se puso instintivamente a hacer zazen, aceptó la muerte y se dejó arrastrar… de esta manera logró alcanzar la orilla, siguiendo el ritmo de las inspiración y expiración.

Este texto lo leí al abrir al azar mi regalo de navidad  (el libro: Preguntas a un maestro Zen. Taisen Deshimaru. Ed Kairós.)… pedí leerlo en voz alta para compartirlo con quienes estábamos reunidos. Un año difícil para unos y venturoso para otros.

Cuando Nietzsche lloró


El día 25 “me compartieron” en un foro de facebook la película “Cuando Nietzsche lloró”. Trata principalmente de un diálogo, tal vez ficticio, entre el doctor Breuer (amigo de Freud) y Nietzsche que inicia cuando el filósofo acude al médico para curarse de sus dolencias físicas. En cierto momento Nietzsche se niega a seguir con el tratamiento y Breuer le propone un intercambio: durante un mes el médico  tratará al filósofo de sus dolencias físicas y el filósofo tratará al médico de su desesperación por darle un sentido a su vida, ya que “ha alcanzado sus objetivos, pero no está satisfecho”.

El diálogo esta llenos de momentos conmovedores, también están las conversaciones con otros personajes de la época amigos de Breuer y Freud, con una música de fondo que hace más intensos en las diferentes situaciones cruciales. Al final cada quien toma su camino, Nietzsche escribe su obra prima “Así habló Zaratustra”, Breuer sigue ejerciendo como médico y colabora con Freud en el libro “Ensayos sobre la histeria”.

Digna de verse. Basada en la novela Irvin D. Yalom y con actuaciones magistrales de Ben Cross y Armand Assante.

Micropedia


Como narro en mi nota anterior Cósmica, este año maduré algunas ideas para desarrollar un espacio de lectura para abordar diferentes campos del conocimiento basado en los grandes paradigmas del pensamiento humano.

Con la llegada de la Wikipedia se revolucionó la manera de construir conocimiento de tipo enciclopédico, sin embargo, tener más información no fomenta el gusto por la lectura, ni la comprensión del contenido. Vivimos esencialmente en donde lo audiovisual e interactivo predomina, los dispositivos móviles han transformado nuestra manera de comunicación basado en textos breves. Twitter ha dado un esquema de comunicación basada en mensajes de 140 caracteres y ha creado la microcultura del “tuiteo”. Por otra parte facebook da un modo de intercambio con otras posibilidades, que la gran mayoría de los usuarios no explota, y se reduce básicamente al mensaje breve y el manejo de imágenes “subidas” desde móviles.

La idea de la micropedia es la de elaborar notas breves de alrededor de 300 palabras, esencialmente serán notas orientadas para motivar la lectura de un texto más amplio que quedará disponible en el blog para ser “bajado” al dispositivo móvil o fijo para su lectura directa o su impresión. Una de las secciones será creadores de paradigmas con una selección de textos básicos para iniciarse en la lectura de estos. Tendrá otras secciones también basadas en notas breves para abordar diferentes campos del conocimiento. Lo importante que estas notas puedan ser leídas rápidamente en cualquier tipo de dispositivo y será uno de los ejes mi propuesta de cultura digital; siguiendo el ejemplo de la wikipedia será un trabajo colectivo.

Proyecto en desarrollo———>  http://micropedia2100.wordpress.com/

Cósmica


En 1998 ya estaba hastiado  de la actividad empresarial, y más aún viendo como uno de los socios exprimía a la empresa y el otro lo dejaba. Estaba como director comercial, pero de hecho tenía la responsabilidad de la operación de la empresa, tenía un equipo pequeño de trabajo y el personal estaba inconforme de los abusos de ese socio. No recuerdo en que momento pero tuve un sueño: me veía regresando a dar clases pero no de matemáticas, en la mesa ponía un libro que tenía en la portada con letras brillantes la palabra PARADIGMAS.

Al despertar me pregunté qu epodía significar el sueño y me surgió la idea de hacer una página web para desarrolar  una manera de abordar el conocimiento en forma no temática, hice una nota en la cual establecía que tres mundos: físico, interior y social; listando y describiendo algunos de los paradigmas. Ya para aquella época usaba la red y jugaba ajedrez en en ella y dí con geocities  en boga y empecé Cósmica, en su portada aparecía la imagen de la Tierra vista desde el espacio, nuestro hermoso planeta azul.

No era tan sencillo hacerlo y obviamente había demasiada información que asimilar, emepecé a tomar algunos libros que me parecían básicos para entender algún paradigma, tomé algunos de Carl Sagan y otros de los favoritos. El proyecto no “cuajó” tenía que madurar la idea. Empecé a incursionar en diferentes  foros de discusión y quedé deslumbrado por las posibilidades de esta herramienta, precursora de las llamadas redes sociales, ahí empezó otra etapa de mi actividad en la red, pero no olvidé la idea, que más tarde por ahí del 2006 retomé con un pequeño blog, tampoco avance gran cosa, principalmente por falta de tiempo.

Ahora que dispongo de todo mi tiempo he iniciado este blog del profetiraondas en el cual he afinado algunas ideas con las cuales daré forma a mi idea original, que iniciaré e el 2012 con el nombre de micropedia, en la nota siguiente hablaré de esto.

Navidades luminosas


Mi familia paterna no fue muy dada a conservar estas costumbres, pero mi mami siempre puso un nacimiento. Después siendo adulto esto se perdió y cada navidad tenía la añoranza de tener  como aquellas de mi  infancia, en especial en  Guadalajara con mis abuelos maternos, en las que recibía regalos del “niño dios” y hacíamos largos recorridos por las calles de la ciudad viendo los nacimientos que montaban en las casas, en ocasiones ocupaban una habitación completa con figuras casi de tamaño natural.

En una ocasión fuimos a casa de una querida amiga MariToña, quien ya no está con nosotros, y que conocimos por nuestros hijos que eran compañeritos de escuela. Ahí entendí el  significado de estos días y conocí de cerca la hermosa tradición de “arrullar al niño”. En esa época que mis hijos eran pequeños y asistíamos a las pastorelas que realizaba Alejandro Aura en Coyoacán; esto me inspiró a organizar posadas en mi casa,  nos  hicimos de un fonograma “Navidad en España” con hermosos villancicos tradicionales, que ponía hasta el cansancio en esta época.  Son mis navidades luminosas que recuerdo. En la actualidad  mi esposa y yo seguimos poniendo un pequeño nacimiento en la entrada y escuchamos villancicos.

 

¿que festejamos en Navidad?


Esta noche es Noche Buena Mañana Navidad…

Cantar la letanía en la  última posada y a la medianoche “arrullar al niño” hermosa tradición mexicana que todavía se conserva en algunas familias.. un momento de comunión con nosotros mismos y los demás… poner a Jesús nacido en el pesebre, los niños a buscar el regalo que les trajo el “niño Dios” y a gozar el momento de abrir el paquete y mostrar su contenido…

Bienaventurados quienes tenemos la dicha de compartir con los nuestros.

Un super cuento


Ayer  estuvimos haciendo “el super” mi esposa,  mi hijo y yo. Ahí después de un cierto tiempo de ver diferentes artículos y recorrer algunos aparadores, ví a una anciana de rostro amable sentada en una banquita de madera , quien ocupaba un extremo y a lo largo del resto de la banca había colocado su “carrito”; le pedí permiso de sentarme y ella con gustó accedió, moví el carrito y me senté. Hacia tiempo que no iba por que mi hijo se estaba encargando de la tarea de “hacer la despensa” con una estricta “política” de control presupuestal. Empecé a platicar con la linda anciana e irremrediablemente caímos en el tema de los achaques de la edad, le comenté que a su lado era un chamaco, pero que era diabético y tenía diversos problemas entre otros dolores articulares. Llegó una señora de unos 50 años, pero no supe si era su hija. Nos despedimos y nos deseamos feliz navidad.

Seguí observando a las personas, el rostro de cada uno dice mucho acerca de la historia de su vida. Casi todos con los rostros tensos, apurados por aprovisionarse. Se paró enfrente de mí una mujer joven, apurada con su móvil y gesticulando, no supe si escribía un largo mensaje o jugaba, de vez en cuando se arreglaba, estaba vestida de un modo cuidadosamente descuidado y se veía preocupada, se fue seguí viendo más gente. Después empece a deambular de nuevo encontré a mi esposa y mi hijo, tomé el carrito fuimos a terminar “la despensa” y nos fuimos con los carritos repletos a las cajas registradoras, los dejé ya que no puedo estar mucho tiempo parado; me dirigí al puesto de comida rápida y ahí compartí la mesa, que habitualmente ocupo, al lado de un anciano: Pero esta es otra historia que narraré más adelante.

El hombre culto


Hasta principios del siglo XX era aceptado el paradigma del “hombre culto” un personaje a quien se atribuía un conocimiento amplio en diferentes campos, una especie de saber enciclopédico. En el bachillerato llevé un curso de “Historia de la cultura”, en el que se revisaban diferentes temas que deberían dominarse para ser “un hombre culto” un enfoque que ahora luce limitado; el “hombre de libros” era reconocido en su comunidad, pero era  “un bicho raro”, a quién se le tomaba como una especie de ermtaño que vivía en una torre de marfil.  En la radio  existía el programa “Entre libros” de Francisco Zendejas quien reseñaba regularmente libros de una amplia diversidad. Fue un programa que me gustó mucho y aprendí de su creador a entender el sentido de la lectura.

La editorial británica, además de su famosa enciclopedia que mi padre nunca pudo comprarme, tenía una serie que pretendía mostrar el panorama de la “Cultura Universal”, eran la obras más representativas del pensamiento occidental “Los Grandes Libros”; estuve a punto de comprarla de medio uso pero nunca cerré el trato, si embargo en un “trueque” me quedé con los dos primeros volúmenes que contienen la guía general de la obra. Ahí se decía que una persona podía adquirir una “cultura básica” con dos hora de lectura diarias durante diez años. Me dí cuenta que en realidad podía hacer algo similar, recomendando libros de ediciones baratas o de medio uso, a través de la red. Esto ocurrió en 1998 y ahí empezó a surgir la idea de un proyecto. De esto escribiré en otra nota.

 

Los hombres de la Tierra


Quienquiera que fuese el que golpeaba la puerta, no se cansaba de hacerlo.

La señora Ttt abrió la puerta de par en par.

-¿Y bien?

-¡Habla usted inglés! -El hombre, de pie en el umbral, estaba asombrado.

-Hablo lo que hablo -dijo ella.

-¡Un inglés admirable!

El hombre vestía uniforme. Había otros tres con él, excitados, muy sonrientes y muy sucios.

-¿Qué desean?-preguntó la señora Ttt.

-Usted es marciana -El hombre sonrió-. Esta palabra no le es familiar, ciertamente. Es una expresión terrestre -Con un movimiento de cabeza señaló a sus compañeros-. Venimos de la Tierra. Yo soy el capitán Williams. Hemos llegado a Marte no hace más de una hora, y aquí estamos, ¡la Segunda Expedición! Hubo una Primera Expedición, pero ignoramos qué les pasó. En fin, ¡henos aquí! Y el primer habitante de Marte que encontramos ¡es usted!

-¿Marte? -preguntó la mujer arqueando las cejas.

-Quiero decir que usted vive en el cuarto planeta a partir del Sol. ¿No es verdad?

-Elemental -replicó ella secamente, examinándolos de arriba abajo.

-Y nosotros -dijo el capitán señalándose a sí mismo con un pulgar sonrosado- somos de la Tierra. ¿No es así, muchachos?

-¡Así es, capitán! -exclamaron los otros a coro.

-Este es el planeta Tyrr -dijo la mujer-, si quieren llamarlo por su verdadero nombre.



Ray Bradbury cuento: Los hombres de la Tierra